Hoy, vamos a despedir el verano a lo grande

Hoy, vamos a despedir el verano a lo grande

Me relaja pasear por la playa con el atardecer por bandera y cogida de tu mano. La sensación de paz y armonía se me antoja eterna, en un día de septiembre tan maravilloso como éste, donde lo tenemos todo para disfrutar de una velada apasionada.

Tras alejarnos del pequeño pueblo de mar que dejamos atrás, alumbrado, ya casi entrada la noche, nos adentramos en la arena seca para tumbarnos juntos mientras aparecen las primeras estrellas en el cielo.

Solos tú y yo, conversando al oído, mientras nos acariciamos la piel con suavidad, hace que comience a excitarme con cada uno de tus acercamientos, y poco a poco, va encendiéndose el fuego apasionado de nuestros cuerpos cercanos, donde comenzamos a despojarnos de las suaves prendas que nos cubrían el cuerpo.

El contacto piel con piel, el calor de tu cuerpo, tus brazos rodeándome con ternura, y despacio, delicadamente… como a mí me gusta vas besando mi cuerpo, cada rincón de mi alma y yo dejándome llevar en este baile de sensaciones que me hacen sentir escalofríos que recorren todo mi ser.

En pocos minutos, mis pezones se elevan de placer al notar tu mano sobre mi entrepierna, ooh… ooh… susurro mientras me vuelvo loca de placer, ooh... Te beso, en busca de tu lengua junto a la mía y decido agarrar con firmeza tu miembro para hacerte sentir todo el placer que me estás dando. Agradecido y entre sonrisas te dejar caer hacia la arena para hacerme la protagonista de nuestro encuentro.

Sabes que me encanta que me pongas a mil, con tus caricias y tus dedos tocando mis zonas más sexuales, mis labios, mi clítoris… pero a mí también me gusta llevar las riendas… así que me coloco encima de ti, notando tu pene encendido, su calor, ooh… me encanta! Es el fuego de la pasión, y tú, jajaja casi no puedes decir nada de gusto. Me acerco hacia tu cara, buscando tu boca, mientras acaricias mi trasero que está bailando sobre ti a un suave ritmo armónico… ahh … con mis manos introduzco tu pene en mí y ambos con nuestras bocas cercanas soltamos un jadeo de placer sin límites… ahh…ahh… aaahh!!

Seguimos el baile con un ritmo suave, sin prisas, disfrutando de cada segundo… tú acercas tu boca a mi pecho en busca de mi pezón derecho que está esperando con deseo tus labios, ahhh… y empezamos a gemir, sube el ritmo de nuestro deseo, poco a poco el movimiento cada vez es más rápido e intenso el placer.

Allí, alejados  de todos, con el firmamento para nosotros solos, seguimos nuestro baile sensual, ooh… aah… mmmm… me encanta, sigue! sigue! ambos embriagados de sentidos, no podemos parar, noto como entra y sale tu pene de mí, esa sensación cada vez que me tocas los pezones o los chupas, nuestro roce profundo ahhh… el calor, el mar… se queda todo en un segundo plano, lo primero es nuestro deseo, la pasión, el fuego… sigue! susurras junto a mi cuello, ooh… sigue! te exclamo mientras mi pecho endurece de placer al notar tus manos jugando con mis pezones, ah…ahh…aaaaahhhh…mmmmm… oh,oh,oh…aaaaaahhhh….

De repente, perdemos el conocimiento, la noción del tiempo, el sentido auditivo, todo se vuelve ajeno al inmenso placer de sentir nuestro orgasmo al unísono,  oohhh… ahí llega esos segundo de explosión donde todo se silencia, el tiempo se para y solo se nos escucha disfrutar a nosotros que estamos alcanzando nuestro éxtasis sin pensar en nada más.

Aahh, caigo a tu lado, notando tu cuerpo sudoroso tras el encuentro y nos abrazamos, desnudos, en silencio, notando nuestra respiración acelerada y bajo un lienzo de estrellas sobre nosotros, qué más se puede pedir.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

©2018 Selecto Seduzione. Todos los derechos reservados.